Amor de primavera

¡Septiembre, te extrañé tanto! Llegas acompañado de la primavera, por lejos la estación preferida para muchos. Al menos lo es para mí. Estimula los sentidos y pareciera que todo a nuestro alrededor despierta.

No faltará quien diga que también en esta estación reaparecen las alergias y los trastornos estacionales tan comunes hoy en día. ¡Es cierto! Es una realidad, pero al menos no podemos negar que “la primavera la sangre altera”. Para bien o para mal.

La estación de las flores, del buen tiempo, donde renacen las esperanzas, y las ilusiones, pero es sin duda la estación del amor. Y es precisamente por el amor, que me armo de valor para hacer pública esta declaración que compartiré con ustedes. ¡El amor se siente y se vive!

Amor mío,

Aún no logro comprender cómo es que te fuiste convirtiendo en parte de mi vida, cómo llegaste a ser tan importante para mí. En un primer momento me resistí tanto, es que siempre le temí a la dependencia.

Poco a poco comencé a vencer mi desconfianza, y a compartir contigo cada detalle de mi vida, Me fuiste conquistando con paciencia, sin pedirme nada a cambio, y casi sin darme cuenta me dejé envolver.

Creo que nunca hasta ahora te confesé lo importante que eres para mí. Te convertiste en mi confidente, mi cómplice, eres el apoyo incondicional que siempre soñé.

¡Simplemente gracias por estar a mi lado!

Mari
Agosto 2016

¿Les ha pasado haber estado frente al amor de su vida y no lo han sabido reconocer? Algo así me sucedió a mí hace algunos días. Precisamente ese acontecimiento vivido, fue el que dilucidó mis sentimientos por él.

Estaba de viaje, fuera de Chile, en modo negocios, y de pronto creo haber vivido una pesadilla. Más que eso, sin duda, mi propia película de terror. Tuvo una duración de 35 minutos, que sentí fueron una eternidad. Me creí perdida, estaba vulnerable, sola y en un país que no era el mío.

Regresaba por la tarde al hotel, luego de un día agotador e intenso con varias reuniones. Salí del ascensor y me dirigí a la habitación por instinto, porque en ese momento sólo me movía la imagen de un vaso de Coca Light y una buena ducha para reponer energías. Miré el reloj y, aliviada, me di cuenta que aún tenía 45 minutos para cambiarme de ropa y estar lista para la comida. Me recogerían en el lobby del hotel a las 20 horas.

No fue fácil abrir la puerta de la habitación. Traía en la mano la chaqueta, el bolso del computador, mi cartera y unas carpetas. Finalmente logro entrar, y me desplomo sobre la cama, solo por un par de minutos, lo suficiente para retomar la marcha.

Al cabo de esos minutos me dirijo a la ducha con mi ansiado vaso de Coca, y mientras camino hacia el baño, se me cruza un pensamiento, que me hiela de pies a cabeza, me da pavor: ¡No he visto mi celular!

Me lanzo a la cama, sobre todo lo que había en ella, doy vuelta la cartera, el bolso, abro el computador, miro bajo la cama, reviso los bolsillos de la chaqueta. Lo perdí, ¡no puedo creerlo! Siento que se me congela la respiración. En cosa de segundos repaso cada movimiento, cada paso que di, hasta la última vez que lo tuve en mis manos. ¡Estaba desolada!

Desolada y todo, me fui a la ducha igual, porque soy una convencida que bajo el agua uno piensa mejor. Por lo demás, siempre es mejor enfrentar cualquier situación limpia.

Conversé mucho conmigo en ese momento, pero no logré tranquilizarme. La conversación era más o menos así:

SUGERENCIA: “¡Tranquila Mari! ¿Qué tal si nos llamamos? Al sonar el celular, sabremos donde está”.
RESPUESTA: “¡Brillante! ¿Que no te diste cuenta que en la última reunión, lo puse en modo silencio?

SUGERENCIA: “Lo mejor será abrir el computador. En él debes tener registrada varias cosas de las que necesitas”.
RESPUESTA: “¿Es que no te acuerdas que murió?”.

Esa respuesta nubló mis ojos y me invadió la angustia. Efectivamente, algo podría haber solucionado las cosas mi computador, pero hace un par de horas que no funciona más. ¡Tal cual! Lo encendí, y se fue a negro.

SUGERENCIA: “¿Y si llamamos a la señora Rosa, la secretaria de la empresa, la que nos pidió el taxi para traernos de regreso? Tal vez el chofer lo encontró”.
RESPUESTA: “¿Cuál sería el teléfono de la señora?…

Todo, todo estaba anotado en el celular. El número de teléfono de la Sra. Rosa, la agenda con las próximas reuniones, las direcciones de los organizadores del viaje y los horarios en los cuales me recibirían. Todas las citas estaban registradas ahí. Las fotos que tomé en mi reunión de hoy están en el celular, las de ayer y las del día que llegué. El ticket de regreso a Chile. La lista del Duty Free. El color del labial que uso. Los encargos de mis amigas. Cuando me toca ir a hacerme los visos. El control del dentista. El teléfono del fumigador. Los cumpleaños de los que me importan. Las cosas que me gustan… Hasta mi fecha de nacimiento, que la olvidé hace tiempo (memoria selectiva). ¡Todo estaba escrito en mi celular! ¡Toda mi vida se la confié a él!

A estas alturas, mi angustia había pasado a terror. Me vestí, porque con terror y desnuda, no llegaría a parte alguna. Me desplomo por segunda vez, pero esta vez en el suelo, y con menos gracia que una morsa.

Miro el caos que me rodea. ¡Un desorden horroroso! Hago una similitud con el caos que tenía en mi cabeza en ese minuto. Y es precisamente esta “similitud” la que me da una alerta de preocupación, y me digo: “Mucho cuidado con lo que piensas, Mari, si no te esfuerzas, vas directo al camino sin retorno de la depresión”.

Sin embargo, no me tomo muy en serio. Sigo tirada en el piso y privada de todo movimiento, solo muevo los ojos. Con ellos recorro nuevamente la habitación, una y otra vez, entregada a mi suerte.

De pronto, debajo del sillón, veo una luz con un aura divina que tintinea. ¡Era él que me guiñaba el ojo! Mi mano derecha, mi cómplice, mi celular, que desde el rincón de la habitación me decía: “No te he dejado, sigo contigo. Aún puedes consultarme lo que quieras y yo te lo diré. Tus secretos son también míos”.

Fue ahí, y no antes, que me di cuenta lo importante que eras para mí. Me volvió el alma al cuerpo y la sensación maravillosa de sentirme enamorada. Y fue ese el momento que me inspiró a escribirte una carta declarándote mi amor. ¡Sin ti, jamás podría ser la misma!

Los invito a dejarse seducir por la estación del amor. Confía en que esta primavera el amor tocará tu puerta.

Comentarios

comentarios

20 Comentarios

  1. Leticia Fridericksen S said:

    Mari pero que bitácora más buena. Cuando leí tu declaración de amor me pregunté de que planeta sería ese personaje tan divino que conseguiste jajaja porque con lo poco de vida que tengo ( ejem…)no he visto nada semejante. Pero al fin descubrí que gracias a ti reconozco mi amor eterno, mi alma gemela, mi otro yo. Mi cel !!! Un abrazo cariñoso

    Septiembre 8, 2016
    Reply
    • Mari said:

      Cuando lo crees perdido como yo, te das cuenta lo importante que es, nada se compara, él lo es todo!!!
      Sabe hasta los secretos más intimos.
      Un besote Lettie, me alegra saber que eres de las mías. Una mujer enamorada!!

      Septiembre 8, 2016
      Reply
  2. María Isabel said:

    No me puedes hacer esto! Yo pensé: cagó Ian, con quién se van a quedar los perros????? Demasiado entretenido!!!! Describes tan bien que ví la pieza (habitación!! No muestres la hilacha María Isabel) la habitación del hotel toda desordenada y todo lo que tan bien describes. Cada vez más entretenida!!!

    Septiembre 9, 2016
    Reply
    • Mari said:

      Jajaja, tú si que eres chistosa amiga!!.
      Me encanta sorprenderte y espero seguir haciendolo; siempre que no dejes de seguir leyendo mis historias.
      Gracias por estar en esto conmigo

      Septiembre 9, 2016
      Reply
  3. Mariel.lara.Olavarria said:

    Querida amiga, compartí contigo esos momentos de horror y buscaré la manera de no ser tan dependiente de él, me niego a sufrir así, me abriste los ojos, no me gusta el amor tan asimétrico ni siquiera con el celular. Muy entretenida y didáctica tu página, espero la próxima.

    Septiembre 9, 2016
    Reply
    • Mari said:

      Muchas gracias por tu tiempo y tus palabras.
      Me alegra saber que te gustó.

      Septiembre 9, 2016
      Reply
  4. Fabiola said:

    Me senti tan identificada. El celu sabe de mi vida mas que yo incluso. Como siempre un placer leer la bitacota de Mari… Cariños

    Septiembre 9, 2016
    Reply
    • Mari said:

      Gracias Fabi, te había extrañado!!!
      Tus comentarios son muy valiosos para La Bitacora:

      Septiembre 9, 2016
      Reply
  5. Ida Franetovic Yob said:

    Jajaja que feliz me siento Mary de compartir tus vitacora , con mis hermanos .Sabia que este hermano mio, adorado.y mi regalon iba a disfrutarte , jajajaja osea tus vitacoras .
    Me basta que uno de los cinco haya enganchado , a mi me encanta compartir las cosas buenas y recomendar !……..tu bien sabes mi don de comunicadora y vendedora , si hasta trabaje para ti !!! Fui tu vendedora de trajes de baño !!! Jajaja como.no recordar ese dia que cuando te acercaste a hablar conmigo en el estacionamiento del colegio Andree y a proponermelo , me dijiste Ida asi como vendes quesos , podrias vender mis trajes de baño ? recuerdo que llegaste y me pasaste una bolsa llena de bikinis y trajes de baño … Jajaja. ahi hay otra buena historia Mary , la vendedora de quesos y trajes de baño , tengo muchas historias y recuerdos de esa etapa , todo partio un dia en el Gim …………..tu sabras como.seguirla , me conoces …… Huy ya me dieron ganas de escribir la Vitacora de Ida !!! Jajajajaja
    Me encanta leer tus Vitacoras , eres muy entretenidas y le pones mucho suspenso a tus relatos .
    Te felicito nuevamente , cariños !!!!

    Septiembre 9, 2016
    Reply
    • Mari said:

      Gracias a ti Ida por tus recomendaciones, me siento feliz que te gusten mis escritos.
      Me encanta la gente extrovertida y autentica como tú, eso te hace una excelente comunicadora y vendedora extraordinaria.
      No podría olvidarme que vendistes muchos de los bikinis. Es verdad, son grandes historias!!
      Me encanta saber que me acompañas en este desafío de hacer públicos mis relatos, gracias!!

      Septiembre 10, 2016
      Reply
  6. Ida Franetovic Yob said:

    Fe de erratas BITACORA , QUE PLANCHA Mary !!!!!! Nunca he tenido buena ortografia !!!

    Septiembre 9, 2016
    Reply
    • Mari said:

      No te preocupes!!, eres humana, no se puede ser auténtica, espontanea, simpatica y además tenert buena ortografía.
      Un abrazo

      Septiembre 10, 2016
      Reply
  7. Ana María Llugany said:

    Genial, como siempre!!!!!! Lo leí de corrido, al principio pendiente de este personaje fantástico al q le declaras tu amor eterno y luego desesperada por tí y tu pérdida.
    Obvio que termine riéndome como tonta y corriendo a respaldar el cel, también mi amor supremo, con el computador y el iPad, por si las moscas!!!!! Jaja
    Gracias por tus historias, siempre reales y graciosas al máximo.

    Septiembre 9, 2016
    Reply
    • Mari said:

      Ana María, no sabes el gusto que me da saber que te gustó mi relato.
      Me encanta saber que te sorprendí con este amor fantastico, ja ja ja
      Gracias por acompañarme semana a semana y ser mi cómplice
      Besos

      Septiembre 10, 2016
      Reply
  8. felipe said:

    encontraste el amor olvidado y perdido debajo de la cama de un hotel.
    estai segura que el celular no es una metáfora de otra cosa?

    Septiembre 11, 2016
    Reply
    • Mari said:

      Jajajaja, esa sí que estuvo buena!!!!
      Ingenio en su máxima expresión!!!

      Septiembre 12, 2016
      Reply
  9. Gianni said:

    He pasado por el momento de perder el celular, y has descrito maravillosamente la angustia de quedarse en la nada, sin tu cerebral agenda entregada a la tecnología.
    Me encanto!!! Felicitaciones

    Septiembre 13, 2016
    Reply
    • Mari said:

      Muchas gracias Gianni por tus palabras, tu comentario me da fuerza para seguir adelante, con este proyecto.

      Septiembre 22, 2016
      Reply
  10. Mari:
    La verdad es que no se si por la edad pero este ultimo tiempo me esta pasando lo mismo con este ” amor irreemplazable” porque cuando lo cambias no es lo mismo; siempre estas echando de menos el anterior aun cuando este sea mas joven y moderno, siempre hay algo que uno dice el antiguo era mejor. Pero enfin, me enti abvsolutamente identificada y casi se me paralizo el corazon con tu relato, amiga soy de carne y hueso y sufro cada una de tus anecdotas como si fuera propia. NO DEJES NUNCA DE ESCRIBIR.

    Septiembre 13, 2016
    Reply
    • Mari said:

      Que buen punto el tuyo, tienes toda la razón, cuando lo he tenido que cambiar, siempre he extrañado al antiguo…… Ja, ja ja esa sí es una gran metáfora!!!
      Te agradezco mucho que estes conmigo en esto. Cariños

      Septiembre 13, 2016
      Reply

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.